Premidoor

Edificio con sistemas de ventana premidor

La corredera elevadora Premidoor 76 combina su elegante diseño con la tecnología más avanzada, que permite construir cerramientos de grandes dimensiones con un desplazamiento muy ligero.  El mecanismo, en el que la hoja se eleva sobre sí misma, tiene un manejo muy fácil.  Además, el marco incorpora un gran refuerzo de acero zincado que le confiere una alta resistencia y estabilidad.

Con triple junta central, cuenta con unas prestaciones técnicas muy superiores a las de cualquier otro sistema deslizante tradicional. Las elevadoras Premidoor permiten crear cerramientos de grandes dimensiones, hasta los 3 metros por hoja (250 kg. aproximadamente), sin perder su ligereza y prestaciones. Diferentes variantes constructivas de hojas fijas y correderas ofrecen las mejores condiciones para una arquitectura luminosa. Además, su diseño mejora la estética y favorece la limpieza.

Este sistema incorpora el sello Greenline que acredita y certifica su excelente balance ecológico.

 



El perfil de hoja Premidoor tiene una profundidad de 76 mm. Cuenta con cámaras de aislamiento que aportan un valor de transmitancia térmica (valor U) de 1,4 W/m2K que, con una adecuada elección del vidrio puede alcanzar un valor de U=0,73 W/m2K. Cuanto menor sea el valor U, menor será también el paso de energía entre el interior y el exterior de las viviendas y, por tanto, mejor la capacidad de aislamiento.

El perfil admite hasta 48 mm de espesor de acristalamiento e incorpora una cámara que evita que el refuerzo entre en contacto con las paredes, reduciendo aún más la transmitancia térmica.

Con los sistemas Premidoor se obtienen valores de aislamiento acústico a partir de 31 dB con cajón de persiana y vidrios sin tratamiento acústico. Combinando estos sistemas con vidrios que incorporen tratamiento acústico, podemos superar los 40 dB.

Estas puertas correderas están dotadas de refuerzos de gran inercia para soportar los grandes pesos y herrajes de las hojas. Los herrajes garantizan un funcionamiento seguro y una fácil utilización.

Su mecanismo de funcionamiento es muy sencillo: una hoja que se eleva sobre sí misma al girar la manilla y queda suspendida en un carril, por el que se desliza con gran suavidad. Al efectuar el cierre, la hoja queda cerrada herméticamente.

Los herrajes garantizan un funcionamiento seguro mientras su sistema de juntas de sellado lo convierte en una barrera frente a los elementos.

La corredera elevadora Premidoor está disponible en blanco, en foliado estándar, foliado especial y en acabado Kolorten. Todas las opciones, con una garantía de 10 años Kömmerling.

 

Edificio con todo tipo de colores de ventanas