Tratamiento acústico

Si unimos dos o más placas de vidrio intercalando entre ellas una o más láminas de polivinilo butiral de un milímetro, que refuerza la resistencia del vidrio, obtendremos vidrios laminares. Dentro de esta tipología, si lo que queremos es mejorar el aislamiento acústico de la vivienda, una buena opción es la gama Lamiglas Acústico de Guardian.

La atenuación acústica está determinada por el espesor de las lunas junto con la inclusión de las láminas de butiral con tratamiento acústico y la composición total del vidrio.

En estos vidrios, la lámina de butiral que se aloja entre las lunas de cristal tiene propiedades de atenuación acústica que proporcionan un mayor aislamiento al reducir la energía de la onda de sonido que viene del exterior.

Y en función de la composición del vidrio, podemos alcanzar atenuaciones acústicas desde 28 hasta 45 dB.